domingo, octubre 09, 2005


Estocolmo

Ayer llegué a Estocolmo en un periplo que se alargó hasta 12 horas, al parecer cerca del aeropuerto de Ámsterdam encontraron una bomba de la segunda guerra mundial y tuvieron que cancelar varios vuelos que tendrían que volar por la zona. Yo al final dudé de si se trataba de una estrategia de la compañía área para que los viajeros no se quejaran mucho, pero reconozco que sería una excusa rebuscada y demasiado romántica…….de la segunda guerra mundial…..
La habitación del hotel me recuerda LOST IN TRANSLATION. No se ven rascacielos, pero casi toda la pared que da afuera la ocupa una enorme ventana de lado a lado. Se ve el mar. En realidad se trata de un lago que se mezcla a la salida con el mar báltico. Sentada sobre una de las camas, al lado de la ventana me quedo a la altura del agua. Parece que puedo saltar desde la misma y zambullirme de cabeza. A lo lejos veo el ferry que me llevará dentro de dos días a Helsinki.
Hoy, mientras almorzaba, he conocido a una señora. De aquí. Había estado dieciocho veces en Gran Canaria, quince en Tenerife, una vez en La Palma, una en Lanzarote y otra en Fuerteventura. Le quedaba El Hierro. Al principio pensé que me estaba tomando el pelo, pero cuando comenzó a hablar de Artenara y de La Aldea, me tuve que quedar a tomar el té. Casualidades de la vida.
He estado caminando. No he entrado a ningún lugar público. Solo a una iglesia. Estaban tocando el órgano. Para ser no creyente, atea o agnóstica, aún no me defino, me encantan estos sitios, cómo huelen y la tranquilidad que transmiten. ¿así será el cielo para ellos? Hoy casi no he pensado. Lo dejaré para más adelante. Me he dejado llevar. Aquí es otoño. Huele a árboles, y son de oro marchito. Los suelos están alfombrados por las hojas…es muy hermoso, tanto, que dan ganas de llorar.

1 Comments:

Blogger Puzzle said...

Vaya , vaya. Ya sabes que me encanta Lost in Translation, y si todo va bien , el año que viene me toca visitar Estocolmo, cosas de ilusionistas, ya te contaré.

Me gusta cómo escribes. Ahora me tendrás que soportar a mí al otro lado.

Un beso maño.

2:45 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home