martes, octubre 11, 2005


Hacia Finlandia
Escribo desde la cubierta del barco. Puede parecer algo snob, pero aquí usan un portátil tanto como el móvil, así que paso desapercibida. De todos modos ando sola en la cubierta y eso que el barco va lleno. Imagino que están calentándose el cuerpo. Está lleno de bares y hay hasta un casino. Sin embargo no hay un salón para la tele o leer. Sólo quieren que consumas.
El barco acaba de zarpar. Me quedan casi quince horas por delante. Comparto el camarote con una madre e hija colombiana. Creo que a la madre le parezco poco de fiar porque no le gustó mucho lo de que viajara sola.
Hoy he visto Estocolmo desde el mar, en un pequeño barco. Bordeaba el parque en el que estuve ayer. Después visita a la catedral con velita para mi abuela incluida (lo suelo hacer cuando viajo, en iglesias nuevas) y por último el barrio de Sodermaln. Lo llaman el barrio bohemio, a mi me pareció el normal, con gente corriente, trabajadora….
Todavía no me creo que vaya a llegar a Finlandia....

1 Comments:

Blogger Puzzle said...

Lo que tienes que hacer para los casos en los que te toca compartir camarote con colombianos, es llevar un equipaje de "pega" lleno de cosas misteriosas que inviten a pensar en pasados oscuros y delictivos. Puedes además, hacerte algún tatuaje o simplemente decir que tienes un antiguo amor en la isleta.

2:51 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home