martes, octubre 18, 2005



Kuopio
Ya terminé mi estancia en la cabaña y continúo rumbo a la Laponia. Ahora Kuopio, la ciudad de Marina. Aquí está la sauna más grande del mundo, alberga a unas sesenta personas. Yo sigo sin probarla.
Después de una laberíntica entrada al centro de la ciudad, elijo un hotel y deambulo por sus calles. Hoy hace un día radiante. Sin una sola nube, pero hace frío. Me temo que acabaré comprándome un horrible jersey de renos de colores con gorro a juego.
El kauppatori (mercado) ya ha recogido sus puestos. En todas las ciudades por las que he pasado hay uno de ellos de donde convergen las principales arterias de la ciudad. Éste se encuentra justo enfrente del edificio del Ayuntamiento, a los alrededores restaurantes de comida rápida y centros comerciales. Aunque parezca muy urbano, no da esa sensación porque los edificios son bajos y encuentras árboles a cada paso, algún lago y centenares de bicicletas por todas partes.
Elijo para tomar el postre una cafetería recomendada en la guía. Muy moderna, con cuadros abstractos y con música clásica de fondo. Me tomo un capuchino y una tarta de zanahorias deliciosa mientras hago repaso del camino andado….Luego en un pub continúo pensando en el camino que queda por recorrer. Aún me quedan dos días más de carretera hacia el norte. El hombre del tiempo ya vaticina las primeras nevadas y yo me mantengo a escasos grados sobre cero. Acabaré comprándome el jersey….ja, ja.

2 Comments:

Blogger Fernando said...

Hola hermanita. Acabo de leer tu blog hipnotizado por tu descripción de paisajes, estados y emociones. No sabes como te envidio. Espero que encuentres lo que buscas en el lejano norte, y si no, que por lo menos sigas viajando por esos sueños prioritarios, ya que, como seguramente sabrás, el autentico viaje es un fin en sí mismo. Por cierto, también me han encantado tus fotos. Muchos besos. Tu hermano Fernando.

7:06 p. m.  
Blogger david said...

Hola Doris, soy David, tu antiguo compi. Leyendo estos días tus comentarios y viendo esas fotos me has hecho recordar a las protagonistas de algunas películas de Isabel Coixet. Al igual que tú en esta ocasión, suelen habitar lugares de una melancolía infinita y donde el frío y la lluvia siempre están presentes. Suelen ser chicas perdidas y con un pasado complicado que intentan olvidar en medio de una cotidianeidad aburrida y gris. Ah y acaban conociendo a hombres difíciles, oscuros y atormentados, pero con los que al final terminan viviendo historias de amor y terminan encontrándose a sí mismas. Yo no sé si los finlandeses serán oscuros e introvertidos pero tú de chica perdida y difícil tienes muy poco, asi que no hagas demasiado caso de mi analogía. Pero en serio, tus fotos y comentarios trajeron de inmediato a mi mente las imágenes de sus películas. Gracias por hacernos partícipes a todos de las experiencias y emociones que estás viviendo en este viaje.En el fondo es que si estuviéramos asistiendo a una película, aunque con una protagonista muy conocida para algunos.

9:59 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home